SISTEMA DE GESTIÓN DE LA CALIDAD- SGC-, ¿PORQUÉ ES TAN IMPORTANTE PARA MI EMPRESA?





Últimamente, se ha estado viviendo un boom en la articulación e implementación de los sistemas integrados de gestión, pero en la mayoría de los casos, a las empresas solo les interesa ahondar en la temática de Seguridad y salud en el Trabajo, no solo porque la situación global en torno a la pandemia lo ha requerido y las afectaciones a sus trabajadores o colaboradores se han ido incrementando; sino porque a nivel gubernamental ven que es un requisito vital.

Este aparente desinterés en implementar un sistema de gestión de calidad -SGC-, radica principalmente en la desinformación que se maneja alrededor de este tema, ya que no se conocen las múltiples ventajas que genera un SGC. Esto aunado a la no obligatoriedad de su implementación, hace que no se considere su incorporación; es por ello que tenemos la responsabilidad nosotros como profesionales de direccionar o acompañar a estas empresas, enseñándoles la importancia de contar con este sistema y que encuentren los beneficios que trae consigo su implementación.

Para lograr esto, es necesario dar respuesta a la infinidad de cuestiones e incógnitas que poseen y que no les permiten dar ese paso en la innovación, impidiéndoles el crecimiento y su capacidad de crecer y competir en el mercado.

Por este motivo, daremos respuesta a algunas de las preguntas más comunes que se hacen dentro de las organizaciones, para despejar toda duda que se presente y así puedan tomar la decisión de implementar el sistema sin temores.


¿Mi empresa puede implementar un SGC?

Por supuesto, cualquier empresa, sin importar cual sea su tamaño o sector, pueden realizar el proceso de implementación del SGC y optar por una posterior certificación en la norma ISO 9001.



¿Es obligatorio implementar un SGC y certificarse en ISO 9001?

Aunque sea importante para mejorar el rendimiento de las labores internas y su interacción con agentes externos, no resulta obligatoria su implementación y su posterior certificación; la decisión de implementar el sistema es voluntaria. De igual manera si ya se cuenta con el SGC implementado, tampoco es obligatorio certificarse en la norma ISO 9001; eso sí, es importante mantenerlo actualizado y haciendo el respectivo seguimiento de manera constante.


¿Cuál debe ser el alcance de mi sistema de gestión?

El alcance, de acuerdo a lo que refiere la norma ISO 9001, nos dice que es necesario determinar cuáles son las áreas de la organización, los procesos, actividades y procedimientos, donde se desea implementar el SGC y que se consideran de gran importancia o relevancia.

De igual manera, es importante tener en cuenta las cuestiones externas e internas que afecten la ejecución de las labores propias de la empresa, así como; los requisitos de las partes interesadas pertinentes; los productos y servicios prestados.


¿Tengo que hacer una reestructuración en mi empresa para poder implementar el SGC?

No, la norma ISO 9001 es tan manejable y flexible en sus requisitos, que cualquier organización o empresa la puede adaptar a sus propias necesidades y de esta manera satisfacer los requisitos de los clientes y proveedores vinculados.


¿Cómo puedo implementar el SGC en mi empresa?

Para poder implementarlo, se puede contar con dos opciones, la primera opción es hacerlo internamente, es decir, si la empresa tiene el conocimiento necesario y los recursos disponibles lo puede realizar sin inconvenientes, además la inversión económica se reduce sustancialmente.

La segunda opción, que es la más utilizada por las empresas, es efectuar la implementación mediante un consultor o un asesor en sistemas de gestión; esto, cuando la empresa no cuenta con el conocimiento disponible o no cuenta con el tiempo para dedicarle a este proceso. Adicionalmente, el contar con un profesional dedicado de manera externa, hará que toda la gestión sea garantizada y se realice en un tiempo más corto y ágil.


¿Cómo hago para que mis colaboradores se involucren en el proceso de implementación?

Actualmente, son muchas las empresas que engrosan ese listado de organizaciones que se preocupan por su personal y aprovecha (de buena manera) las capacidades y los conocimientos que poseen. Así que, si queremos que nuestros colaboradores estén involucrados en la implementación del SGC, es necesario hacerlos sentir como la parte más importante de la empresa, que son el alma y que sin sus conocimientos no es posible crear la documentación necesaria, ya que, son ellos quienes están al tanto de los procesos y actividades realizadas; y, que nadie más puede suministrar la información puntual que se requiere.


¿Toda esta gestión implica demasiado papeleo?

Al contrario de lo que aparenta, la norma ISO 9001 ha reducido de manera significativa la cantidad de documentos requeridos para la implementación del SGC y, por ende, ha simplificado todo el proceso. Por este motivo es muy importante contar con el personal capacitado para efectuar esta tarea, ya que la idea es evitar generar documentos en exceso que compliquen una revisión o que incluyan información que no será relevante.


¿Qué beneficios y ventajas tenemos si implementamos un SGC?

Dentro de los beneficios más grandes que se pueden encontrar, tenemos que es posible llevar un mejor control sobre los procesos que componen la organización; pero cuidado, tener un mejor control no es limitar las labores de los colaboradores y las capacidades que tienen al realizarlas, es tomar esos conocimientos y aprovecharlos para mejorar dichos procesos; esto quiere decir que la ejecución correcta de las labores internas, mejorará notablemente el producto o servicio a entregar, haciendo que tanto los clientes como los proveedores estén satisfechos y no busquen otras opciones para negociar.

Y sabiendo que aún quedan innumerables cuestiones en el tintero, esperamos que este abrebocas motive a más empresas a implementar un SGC, porque como ya se dijo anteriormente, les ayudará a crecer, innovar y competir de manera óptima en un mercado que cada día se vuelve más difícil y capaz.